El ejercicio del Ciervo

El próximo 28 de Junio presentaré  el “Ejercicio del ciervo”, un relato que terminé hace un par de años y que edité, por fin, el pasado mes de septiembre.

portadaSe trata de un un ejercicio literario autobiográfico que quiere entender y atender el tema de una represión inconsciente. Es parte de mi recorrido personal para deshacerme de patrones autorepresores entorno a mi sexualidad. Es otra apuesta, otro formato, esta vez a través de la escritura, por seguir hablando y difundiendo prácticas corporales que apoyan este proceso de deconstrucción patriarcal y abren los cuerpos al Placer, un término que también ha de deconstruírse.

Un estudio científico entorno al placer, realizado entre hombres y mujeres, deja claro que tanto unos como otras tenemos la capacidad de sentirlo; se menciona además que las mujeres tendemos a poder llegar “más alto”: en términos científicos, bioquímicos, expresados generalmente a través de las mediciones hormonales, nuestro cuerpo registra cotas más altas de placer que el de los hombres.contraportada

En el mismo estudio, se pregunta a unos y otras que expresen a través de palabras el placer que estaban sintiendo. Los hombres parecen expresar sin problema y por el contrario las mujeres tienden a negar o dan un sí “disminuido”, tímido… La duración de nuestros orgasmos es más larga, nuestra imaginería erótica más extensa, y sin embargo…

en el estudio, la mayoría de las mujeres mienten entorno al placer que sienten.

 y yo, que efectivamente me encontré con esta realidad en mi propia carne, me pregunté…

¿Hay algo, entre nosotras, que nos advierte que mejor mentimos sobre el Placer?

¿Hay una represión inconsciente? ¿De donde procede? ¿A qué se debe?

¿Podemos hacer algo al respeto, aparte de pensar?…

La charla que acompaña la presentación se centra en la deconstrucción del mito de Eros, desde donde se articula gran parte del simbolismo patriarcal de lo erótico.

 Te espero en Bilbao, en la librería feminista Louise Michel libureak,

C/ Elcano nº 27

el próximo 28 de Junio, a las 19.00 H

 

Si quieres seguir investigando y poniendo en práctica tu relación con el placer y el erotismo, no te pierdas

 JORNADA “NACIDAS PARA EL PLACER”

Sábado 30 de Junio, Rasines, Cantabría

maru00eda-silva-20180128_1504381

Pincha aquí para más información

 

 

SOFOCADAS

somos las nietasQuizás de esto se trate: somos las nietas de las que un día ardieron, y traemos su fuego de vuelta, nos sale por los poros, nos habla de tantas injusticias, de tantos silencios que buscan cualquier resquicio en el cuerpo para clamar que ya está bien.

Te propongo media hora de reflexión entorno al fenómeno sofoco desde una perspectiva rabiosamente diferente a lo que encontramos por ahí, a eso de seguir escondiendo nuestros fluidos: a sudar amores, a arder, que no te paren…

Ir a descargar

 

Consulta agenda de actividades para Junio y Julio

Te atiendo personalmente en este link

 

Higiene postural y Ursula Rucker

ursula rucker

Te invito a una pequeña reflexión entorno a la importancia de la higiene postural para la salud. También quiero presentarte a esta magnífica poeta, música y activista feminista, Ursula Rucker.

 

Más sobre Ursula Rucker: PINCHA AQUÍ

Cansadas: síndrome de la mujer climatérica

Me encantó escuchar a Nuria Varela, en una conferencia que dio en Granada el pasado mes de noviembre. Acababa de publicar un libro titulado “Cansadas” que leeré próximamente, pues para mí es una maestra teórica feminista que ha hecho mucho para que las no iniciadas empecemos a tener alguna noción más congruente que las camisetas de Zara. Su “feminismo para principiantes” es excelente para abrir boca y situarse.
Estamos cansadas, es cierto…

Me gustaría aportar mi reflexión sobre este fenómeno que se da en las mujeres maduras, desde un punto de vista fisiológico, que puede complementar la aportación teórica y ayudar, en parte, a poner remedio ante ese cansancio generalizado que las mujeres maduras arrastramos…

Es crucial para ello recuperar el equilibrio en un sistema glandular absolutamente vital para cualquiera y en particular para nosotras las climatéricas o menopáusicas. Así que vamos de primeras a intentar entender qué está pasando “por dentro”.

Hablemos pues, del eje hipotálamo hipófisis adrenal. (HHA)

El hipotálamo es una región de nuestro sistema nervioso central que interpreta la información que llega del exterior y responde activando o desactivando las respuestas a situaciones de alerta.
Cuando detecta alerta, peligro, segrega un tipo de hormonas (corticotrofina), que a su vez activa la hipófisis, otra glándula de nuestro cerebro que, en respuesta a la señal de alarma del hipotálamo, segrega adrenocorticotrofina, responsable de “despertar” las glándulas suprarrenales, encargadas de dar respuestas a las situaciones de peligro, segregando cortisol y adrenalina. Esto va a su vez a despertar el sistema nervioso simpático ( el “lado masculino” del sistema nervioso central, el de la acción, del movimiento) y también al sistema inmunitario.
Hasta ahora todo bien, pero…
Cuando el circuito es activado una y otra vez, una y otra vez, acaba fallando y cuando este eje o circuito se deteriora, surge el síndrome de fatiga crónica.

He podido constatar que este es un síndrome que se repite en muchas de nosotras: llegamos a nuestro climaterio agotadas, muchas hablamos de lo cansadas que estamos…
Lo primero que debemos tener claro es que esto no es algo psicológico, no te culpes, ni pienses que estás “deprimida”: es una enfermedad orgánica, debida a la repetición de un patrón de respuesta hormonal que he descrito brevemente, sin entrar en demasiados detalles científicos. Esto, si quieres lo puedes investigar más a fondo por ti misma…

Por un lado está nuestro cuerpo, nuestro sistema glandular y sus respuestas automáticas:
Por otro lado está el mundo en el que vivimos, hoy las mujeres occidentales. La gran mayoría de nosotras vivimos vidas de super woman, no hay otra si quieres cumplir con todos tus deseos, así de dificil lo tenemos. Esta sociedad nos impulsa a tener que demostrar que “podemos con todo”: podemos con nuestra carrera profesional, podemos con nuestra familia, podemos con los problemas de los demás, podemos estar aquí, podemos estar allá, podemos soportar situaciones que se apilan una encima de otras, como una torre de ladrillos en precario equilibrio, y con esa sensación de que “no estamos llegando”… Estamos, a nivel cerebral, en constante alerta, haciendo malabarismos, pasando miedo sin saberlo…, recreando una y otra vez este circuito hormonal anteriormente descrito, de peligro constante, hasta que nada se sostiene… Nos sentimos agotadas, porque hemos agotado al eje HHA: ya no responde sanamente, el hipotálamo ha entrado en un peligroso loop, no deja de mandar señales de peligro y al final del circuito que se retroalimenta constantemente, las glándulas suprarenales están literalmente agotándose… El riñón en Medicina China es como la batería interna, la esencia que traemos.
Si empiezas a notar o ya tienes: cansancio crónico (te cuesta llevar lo cotidiano), debilidad muscular (te pesan los brazos, las piernas), si te cuesta concentrarte, tienes pérdidas de memoria absurdas, migrañas, molestias en las articulaciones, falta de apetito sexual, y eres más propensa que antes a enfermedades, si una y otra vez te nombras cansada, quizás debas empezar a tomarte en serio la gran necesidad que tienes de “parar el carro”…

Os dejo este audio mientras pruebas esta receta:
Frota, calienta tus manos y conecta con su poder de sanación, creételo, así es…Colócalas sobre tus riñones y siente el calor penetrar.puedes estar de pie y mecerte o bailar suavemente ( a mí me gusta así) También puedes estar tumbada, o de rodilas en posición fetal.
Visualiza esa zona como un cielo azul noche, iluminado por millones de estrellas y lleva el aire que respiras hacia ahí, en vez de hinchar tu tripa, hincha tus riñones… y date estos minutos de paz…
Recarga la pila, mujer valiosa…

Taller “Segunda Primavera”

 

Jordi Saval, Tous les matins du monde

Hubieron dos libros básicos para mí al inicio de mi climaterio: “A mis socias de la vida” de Marcela Lagarde apareció al cumplir los 46 años, un año de profunda crisis personal. Me hizo reflexionar sobre tres conceptos fundamentales para la mujer: autonomía, liderazgo femenino y amor romántico. Fue esclarecedor, tener un espejo donde mirarme y mi entrada al mundo del feminismo. Una enorme puerta se abrió al descubrir a aquellas maestras tan poco presentes en mi “anterior” vida. Fue darme cuenta de mi hasta entonces relación con las mujeres y empezar nuevos lazos entre nosotras, por fin empecé a incluirme cuando hablaba de las mujeres, parece mentira pero tendía a decir “las mujeres son”, como si yo me negara ser parte. Me di cuenta de cuan atravesada estaba por una educación patriarcal, romántica, que tendía siempre a poner a la “relación de pareja” como eje central en mi vida, sintiéndome yo realizada a través de un hombre. Fue empezar a reconstruirme el pensamiento y esto a su vez fue trayendo otro cuerpo, que también necesité trabajar en profundidad.

El otro libro es “La sabiduría de la menopausia”, de Christianne Northrup. Si no conoces a esta mujer, googleala, corre a la librería a comprarlo y si tienes hija adolescente, regálale “Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer”, ambos ejemplares os traerán muchas luces. En “La sabiduría de la menopausia” la autora presenta de manera clara y sencilla todo aquello que una mujer debe saber para navegar más tranquila y tomar sus propias decisiones entorno a este proceso. Dedicada durante toda su vida al cuerpo de la mujer como médica holística, no escribió este libro hasta pasar por el proceso, así que aparte del contenido médico y científico, encuentras también a una mujer como todas nosotras, que narra con sinceridad sus devenires personales y eso ayuda mucho a entender.

No es fácil navegar por el climaterio en nuestra sociedad en la que a las mujeres nos piden eterna juventud, jovialidad, entrega, belleza, sonrisas… No es fácil porque una se siente como entre dos aguas, cruzando un puente, a veces muy segura de ir hacia delante, como movida por un impulso muy fuerte, y a veces frenada por su entorno o por si misma. Es una época en la que la valentía de dejar salir aquello que quizás se postergó durante años y parece nacer desde la intuición, no desde algo “racional”, toma tremenda fuerza, y a veces asusta, pues la intuición femenina, al servicio de otros es considerada maravillosa, pero si está contando algo para nosotras mismas, es otro cantar: nos hemos vuelto “locas”. Y según de quien nos estemos rodeando, nos lo creemos o no.

«La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud

          El climaterio es en buena medida, una etapa para hacer balance a nuestra salud, entendiendo ese término desde la escueta y maravillosa definición que nos ofrece la OMS; un proceso de limpieza en todos los sentidos, físico, emocional, mental y social. Nos pide sentarnos ante nuestra salud y empezar a cribar, soltando aquello que ya no sirve. Es por ello una época de duelo, que pide aceptar el dolor de algunas pérdidas, la rabia intrínseca a dicho proceso, hasta llegar a la aceptación. Durante un proceso de duelo hay necesariamente que parar, que tomarnos el tiempo para sentir. Y todo esto conciliado con la vida de ahí “afuera”: trabajo, familia, economía…Ni te cuento.

El climaterio es un proceso absolutamente personal. Cada mujer llevamos en nuestro camino una mochila propia. Y nadie debería decirle a otra qué debe hacer con su vida. No hay una fórmula cerrada para todas y eso es además lo más interesante: separarnos completamente de la idea normalizada en la sociedad de mujeres en serie. Sin embargo, a través del compartir con amigas y mujeres que asisten a mis talleres puedo asegurar que tenemos mucho en común, que somos espejos las unas de las otras, que juntarnos para contarnos, además de reconfortar, apoya de manera positiva el proceso. En algunos casos, a las mujeres muy atravesadas por la culpa, el escuchar a otras nos ayuda a transitar más resueltas, a comprender lo que nos pasa, a tomar decisiones que solas no tomaríamos, a empezar a ver todo el proceso con más sentido del humor. El climaterio es un proceso individual, sí, pero no tiene porque ser solitario. Crearnos un grupo de mujeres con las que compartir es sanador y enriquecedor, tenemos tanto que aportarnos las unas a las otras.

Cuando llegué a mi climaterio y por fin entendí lo que pasaba a nivel físico, me empecé a interesar por buscar material que me permitiera transitar este proceso de una forma lo más autónoma posible, trabajar el auto-cuidado, haciéndome cargo de mi salud energética, la que siempre considero primer pilar. Me parecía importante no recurrir a los fármacos de primeras. Debo decir aquí que siempre he sido bastante crítica con la medicina y su trato a la sexualidad de la mujer. Buceé de forma auto didacta. Siguiendo recomendaciones de otras mujeres, estudiando a varias autoras, me interesé más a fondo por lo que ofrecían las disciplinas orientales. Esto se debió a un pequeño dato que sin embargo me pareció significativo, y es que las mujeres orientales no padecen los síntomas típicos de la mujer occidental: ni sofocos, ni ansiedad, ni sequedad vaginal… Se nos habla mucho de que tienen una dieta más rica en isoflavonas, por la soja, es cierto, pero poco se nos dice que en las culturas orientales el cuidado de la salud energética por medio de ejercicios es algo normal a lo largo de toda la vida y estoy convencida que esto influye mucho. Esto me inspiró a formular una rutina energética acorde a la mujer occidental pre menopáusica, que sirviera de prevención a lo largo del climaterio, ayudando a mitigar los famosos síntomas que solemos tener. Fui aplicando primero en mi misma y luego en mujeres de diferentes pueblos de la provincia de Granada que recibían la información como si de un valeroso regalo se tratara: estamos deseando tener recursos propios para esta etapa, estamos deseando hablar de ello con tranquilidad…

Desde hace un año, dedico parte de mi trabajo a acompañar grupos de mujeres, ofreciendo “Segunda Primavera”, un taller de cuatro horas de duración en el que comparto aquellas herramientas que me sirven, aquellos datos médicos que estimo necesarios para un entendimiento del proceso hormonal, así como lo que voy aprendiendo sobre feminismo y políticas de mujeres, aquellas teóricas que me van interesando en mi camino personal, que me urge sacar a la luz, es decir traer a nuestro cotidiano. Y cada vez más presente en el taller, un camino espiritual propio, un querer compartir algo más allá de lo tangible, a través de la meditación y del estudio del Sagrado Femenino.

Pinchando aquí, llegarás a la agenda donde encontrarás las fechas y los lugares donde se realiza “Segunda Primavera” .

Si no encuentras un taller cerca de tu casa y te interesa organizarlo , contacta, pinchando aquí.

 

 

Leer a Terry Williams Tempest, escuchar a Jasmine Hamdan

cover

“Veo lo femenino definido como una reconexión con el Yo, un compromiso con la parte salvaje de nuestro interior: nuestros instintos, nuestra capacidad de crear y destruir; nuestra hambre por conectar, así como por la soberanía, la interdependencia y la independencia a la vez. Se nos enseña a no confiar en nuestra propia experiencia…”

Terry Williams Tempest: “The hour of land”

Leer a Agustín García Calvo, escuchar a Betty Carter

… “Pues de ese lado, por vuestra falta de definición, por vuestra vida desconocida por los hombres, sois vosotras las indicadas para lanzaros contra los muros y las rejas que constituyen el Estado. ¡Destruid vosotras la construcción del Orden real y mentiroso en el que el Padre de todos quiere encerrarnos para siempre. ¡Liberad vosotras las olas y corrientes de la vida desconocida!

A vosotras, Hermanas, apelamos contra el Estado pues no podéis olvidar lo que en vuestra maravillosa sabiduría que no sabe, seguís sin duda recordando: que el estado se fundó contra vosotras en el origen de los tiempos; que el miedo de vuestro amor desordenado fue el cimiento y el comienzo de este Orden de los Padres y los Patrias; que contra vuestro amor comenzó la Historia de los Hombres, y que cada paso en el perfeccionamiento del Sistema se ha venido dando para definición y muerte de vuestra vida desconocida, hasta el establecimiento del estado, en que la asimilación definitiva de la Mujer al Hombre amenaza con cumplirse”…

 

Usos de lo erótico: lo erótico como poder – Audre Lorde

Dejo paso a una maestra….

Sentipensares Fem

Usos de lo erótico: lo erótico como poder* (1978) 

Audre Lorde (1934-1992) 

audrelorde_loc Retrato de Audre Lorde, 1970-1978 – Foto: [Audre Lorde, head-and-shoulders portrait, facing front]. [Between 1970 and 1978] Image. Retrieved from the Library of Congress, https://www.loc.gov/item/97511285/

Existen muchas clases de poder; los que se utilizan y los que no se utilizan, los reconocidos o los que apenas se reconocen. Lo erótico es un recurso que reside en el interior de todas nosotras, asentado en un plano profundamente femenino y espiritual, y firmemente enraizado en el poder de nuestros sentimientos inexpresados y aún por reconocer. Para perpetuarse, toda opresión debe corromper o distorsionar las fuentes de poder inherentes a la cultura de los oprimidos de las que puede surgir energía para el cambio. En el caso de las mujeres, esto se ha traducido en la supresión de lo erótico como fuente de poder e información en nuestras vidas.

En la…

Ver la entrada original 2.588 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: